La paella una de las 'Las 7 Maravillas Gastronómicas' de España





Las papas arrugadas típicas de Canarias, el jamón ibérico, el pulpo a la gallega, la paella valenciana, la tortilla de patatas, la quesada pasiega y los paparajotes murcianos son los platos típicos elegidos como 'Las 7 Maravillas Gastronómicas' en el concurso promovido por Allianz Global Assistance entre más de 20 finalistas.




La paella una de 'Las 7 Maravillas Gastronómicas' de España
Ante notario se han validado 61.834 votos que han determinado las 7 Maravillas Gastronómicas de España, ha anunciado hoy su promotora, Allianz Global Assitance, a la que se sumaron entidades como la Federación Española de Hostelería y la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (Sedca), escuelas de hostelería y restaurantes como Casa Marcial, con dos estrellas Michelin.
Canarias, Murcia, Comunitat Valenciana, Galicia y Cantabria han sido las regiones con mayor movilización social e institucional en apoyo a sus platos, alcanzando así los primeros puestos ya definitivos, tras el cierre de la votación el pasado sábado.
Los 20 platos finalistas que optaban a esta elección, entre los que figuraban también: el gazpacho andaluz, el pollo al chilindrón aragonés, la fabada asturiana, la ensaimada mallorquina, la crema catalana, el pisto manchego, el cochinillo asado segoviano, el marmitako vasco, las migas extremeñas, el cocido madrileño, las alcachofas con almejas de Navarra, las patatas a la riojana y el turrón de Jijona.
Ni fabada, ni gazpacho, entre "Las 7 maravillas gastronómicas de España". También se han quedado fuera el gazpacho, el salmorejo, la crema catalana o el pisto manchego,

La iniciativa nació para promover la candidatura de la gastronomía española a patrimonio inmaterial de la humanidad por la Unesco, como ya han conseguido la japonesa, la mexicana y la francesa, además de la dieta mediterránea, y para defender su importancia como expresión cultural con raíces históricas. Se seleccionaron 20 platos finalistas, entre los que estaban el gazpacho andaluz, la fabada asturiana, el cocido madrileño y el pisto manchego, y durante agosto se organizó una votación popular en la web del proyecto.

Fuente: LAREDCOMARCAL

The day we learned about paella a valencian cooking class




Even to the casual observer, it is clear why Valencia is the home of paella.
In faded chalk and across restaurant flyers, this city invites all who cross its threshold to sample the area's most famous dish. Yet, as we are to learn, a restaurant is not where true Valencians choose to eat paella, nor just another dinner.
No, what is contained within this famous steel dish is speaks of much more than simply a meal to feed hunger, and there are traditions far older than us that lie behind every aspect of paella. The preparation, the cooking and, eventually, the eating is full of intricacies that a visitor cannot possibly be privy to without a teacher. What began as a simple one-pot farm workers dish, has evolved to become a celebration of family and friendship, a meal that lasts an entire day.
Mi Paella en el Huerto is a cooking class housed in a beautifully restored old farmhouse 25 minutes outside of the city. Run by Rafael, a true paella expert and and surrounded by fields of trees and a tangible citrus scent, it provides not only an idyllic backdrop but a real glimpse into the traditions of 'Dia de la Paella'.
Truly then, where better to not only taste an authentic paella, but to learn to cook it?

Unfortunately for a cooking class, the making of a paella is not a team sport. Even amongst a room of Valencians, there is only one chef.
In fact, Rafael tells us that the quickest way to ruin a friendship is to share the cooking.
No, one person alone should be responsible for the paella. One person who knows just when a little more water is needed, at what point to add the rice and when the stock is ready.
So, what do the rest do? With a grin, Rafael says, 'We drink'!
The ingredients that make up a paella are not unusual or difficult to source (traditionally it should contain rabbit and chicken, easily found in the countryside), in fact, they are ingredients that we cook with on a weekly basis.
We have eaten a number of truly underwhelming paella dishes over the years, often amounting to little more than quick cook rice and vegetables or, as it turns out, completely inauthentic chorizo and prawn. Very rarely do you encounter that beautifully crisp, slightly (but deliciously!) burnt crust that is the mark of a well-made paella. It seems that most of us can't resist giving everything a good stir - a cardinal sin, Rafael points out, when we query why the rice remains untouched in the pan.
Several hours after we arrived at Mi Paella, Rafael announced that the paella dish was done. As we took our first mouthful with a spoon, eating straight from the pan, a smile crept across our faces. Years of experience, and generations of Valencian history had created a dish quite unlike anything we has tasted before.
It was superb. A perfect paella in the most authentic of surroundings.

MI PAELLA EN EL HUERTO

Morning and afternoon classes are possible, each lasting around 4 hours.
The farmhouse within which the class is held is located approximately 25-minutes outside of Valencia - if you don not have your own transport, Mi Paella can arrange pick-up from your hotel.
Although traditional paella is not vegetarian, it can be adapted for non-meat eaters (as it was for us).

La Albufera 2016 Valencia. El gran año.

L’Albufera 2016. El Gran Año

Como “Gran año” (en anglosajón "Big Year") se conoce coloquialmente a las competiciones informales llevada a cabo por observadores de aves para lograr ver el mayor número de especies de aves en un año completo y en un área geográfica concreta. Nuestro propósito no es otro que el de celebrar labiodiversidad de L'Albufera de Valencia, difundir la importancia que tiene este territorio para la conservación de las aves y dar a conocer la práctica de la observación de aves como una herramienta indispensable para conocer y preservar las aves en su medio natural.

Con este propósito, el equipo de observadores que participa conBirdingAlbufera se ha propuesto llevar a cabo a lo largo de 2016 un primer Gran Año en L'Albufera. Una actividad abierta a cualquier interesado que pretenda identificar el mayor número de especies y subespecies de aves en el entorno de este espacio caracterizado por una larga tradición histórica de observación de las aves. La lista de las aves observadas en L'Albufera hasta la fecha está formada por más de 340 especies (la cifra definitiva está pendiente de la actualización de la Lista Patrón de las aves observadas en L'Albufera y su entorno), algunas de las cuales se corresponde con aves extremadamente raras

El ámbito geográfico comprendido en este Gran Año se corresponde con las tierras vinculadas directamente con el gran complejo humedal que constituye L'Albufera de Valencia y, en particular, con los términos municipales de Valencia (considerando únicamente el territorio localizado al sur de la desembocadura del río Turia, incluyendo las dársenas del puerto de Valencia), Alfafar, Sedaví, Massanassa, Catarroja, Albal, Beniparrell, Silla, Sollana, Albalat de La Ribera, Algemesí, Sueca, Cullera y los arrozales localizados al sur del Xúquer que incluyen Riola, Fortaleny y Corbera. Los límites del ámbito marino quedan delimitados por el puerto de Valencia al norte y la desembocadura del estany de Cullera, al sur, hasta las 10 millas náuticas mar adentro

En el desarrollo de este Gran Año, se considerarán las especies observadas a lo largo de 2016, configurando entre todos una única lista común. Para el caso de especies consideradas como ocasionales o rareza será necesario verificar la observación de manera fidedigna y contrastable. Esta iniciativa está abierta a todos los observadores de aves que lo deseen.
Fuente: BirdingAlbufera

La Paella. Nuevo emoticono

La paella emoticono del WhatsApp

Nació como una broma, pero esta semana podría aprobarse su inclusión en todos los dispositivos tecnológicos del mundo

¿Hay algo que uniera a los diputados de PP, PSOE, IU y Compromís en la pasada legislatura? Sí, la paella. Cada año el diputado de Compromís, Joan Baldoví, celebra el concurso internacional de paella valenciana que tiene lugar en su municipio, Sueca (Valencia), cocinando una en el Congreso. Entonces los políticos valencianos de los partidos dejan al margen sus diferencias ideológicas para debatir sobre los ingredientes de este plato tradicional, en un ambiente más distendido.

El año pasado fue especial porque coincidió con la campaña#PaellaEmoji, que pretende convertirla en emoticono del WhatsApp, una reivindicación a la que se adhirieron los diputados desde las escalinatas del Congreso. El asunto ha llegado tan lejos que esta semana se decidirá si podremos enviar una invitación a la paella del domingo simplemente con un ‘emoji’. Este lunes un ‘Twitter Party’ pretende presionar para conseguirlo a través del hashtag ‘#ComboiPaellaEmoji’. Diputados valencianos en el Congreso con una paella a iniciativa de Joan Baldoví (Compromís)

De Valencia a Silicon Valley y a Tokio Fue a finales de 2014 cuando la marca Arroz La Fallera inició la campaña a raíz de la entrega de los premios Wikipaella, que reconocen a los restaurantes (de España y del mundo) que cocinan la paella tradicional valenciana. El cómico Eugeni Alemany presentaba la gala y en Twitter acabó de enredarse todo: el valenciano soltó, en broma, que la paella debería tener un emoticono propio en WhatsApp y sugirió que le enviaran a Silicon Valley para hablar con Tim Cook (director ejecutivo de Apple). Algo que La Fallera se tomó muy en serio: pocas semanas después aterrizaban en San Francisco y explotaba en las redes sociales la ‘Operación #PaellaEmoji’. La marca de arroz se encargó de gestionar la petición oficial. El 30 de julio recibieron la primera gran noticia: la paella era candidata oficial para la nueva actualización de ‘emojis’. En diciembre se entrevistaron en Tokio con el mismísimo creador de estos dibujitos del WhatsApp, Shigetaka Kurita, y consiguieron su beneplácito “de manera simbólica”.
Fuente: La vanguardia